Origen de Perú

foto Machu Picchu
Machu Picchu - nuevayorkya.com

Perú es el tercer país del continente sudamericano en extensión, después de Brasil y Argentina, y el cuarto en población, superado solamente por Brasil, Argentina y Colombia. En Perú, las altas cimas se ensanchan en grandes valles y altiplanicies. 

Al este, los nevados se miran en la selva, al oeste, en el Pacífico, en una variedad de ecosistemas que hace del paisaje peruano uno de los más atractivos del continente.

Como dispuestas a tutelar todavía los caminos transitados por los incas al cuidado del imperio más grande de América, emergen a los ojos del viajero las más Increíbles fortalezas labradas en la piedra por una misteriosa y desconocida tecnología: Machu Picchu o Sacsahua- mán.

Desde entonces ha pasado mucho tiempo; transcurrieron los siglos del virreinato, las naciones americanas se alzaron con la independencia y llegó para ellas la historia moderna.

Pero en los Andes viven aún en el mismo país los mismos pueblos de lengua quechua, campesinos y humildes ciudadanos, que sintieron una vez sobre su cerviz el yugo del Inca y que sufren ahora la desigual distribución de una riqueza otorgada por la naturaleza y controlada por el hombre.

Prehistoria de Perú – Orígenes de su cultura

Se tienen bastantes pruebas, en relación con la antigüedad del hombre en Perú, de que sus primeros establecimientos debieron de producirse entre 8000 a.C. y  7500 a.C.

En este remoto pasado se dedicaban a la caza y a la recolección de los productos naturales de la tierra y del mar, y como prueba de su antigüedad se han encontrado sitios arqueológicos donde aparecen artefactos de piedra tallada.

Estos primeros habitantes, según las últimas investigaciones, procedían de Asia y llegaron a través del estrecho de Bering.

Períodos culturales La mayoría de los investigadores han señalado diversas etapas de la historia del Perú, todas evolutivas en su desarrollo cultural. Aunque no siempre están de acuerdo en el número y en la delimitación cronológica. El profesor Alden Masón señala como primero el período agrícola antiguo (2550 a.C. y 1250 a.C.).

Sus habitantes se nutrían de la pesca y la recolección de semillas, tenían una agricultura sencilla y cultivaban fríjoles, calabazas, chiles y algodón. Poseían habitaciones semisubterráneas de un solo cuarto y no tenían objetos ornamentales. Sigue, según Masón, el periodo formativo (1250 a.C. – 850 a.C).

Las referencias proceden de los pueblos de la costa y su principal yacimiento es el de Huaca Prieta, en el valle de Chicama. Aparecen tejidos y algunos objetos nuevos, ornamentales y utilitarios, tales como implementos para tejer, cuencos de piedra, cuentas de hueso, concha y piedra, sellos y figurillas.

Se han encontrado tumbas y, a mediados del período, aparece el maíz. De (850 a.C. – 500 a.C.) Masón señala el período cultista, en que se experimenta un gran desarrollo cultural. Lo caracteriza el horizonte Chavín de Huantar.

El conjunto de edificios de Chavín cubre una amplia superficie. Hay plataformas elevadas, plazas y edificios de piedra orientados a los puntos cardinales; el más importante es El Castillo, que mide aproximadamente 75 X 72 m.

Abundan las representaciones de felinos, seres humanos y monstruos. La agricultura alcanzó gran desarrollo, y existía una elaborada religión. El período experimental de Masón va del 500 a.C. hasta el 300 a.C.

Se conoce mejor por las tumbas, los ceméntenos, las fortalezas y los adoratorios. La cerámica característica es de dibujos en blanco sobre fondo rojo y las vasijas con vertederas estribo.

Hay variantes y culturas locales cuyos centros más importantes son Salinar y Gallinazo en la costa norte, Chancay en la costa central, Huaraz en el altiplano septentrional.

Paracas en el sur y Chiripá cerca del lago Titicaca. Del mismo período son las cavernas de Paracas, donde se han encontrado infinidad de magníficos tejidos y momias, Al período anterior, continuando con la clasificación de Masón, le sigue el floreciente (300 a.C. a 500 d.C.), en que las culturas de Perú alcanzaron su máximo desarrollo.

Se caracteriza por los textiles, la cerámica, la metalurgia y sus grandes estructuras arquitectónicas. Usaban la piedra y el adobe. Dos culturas caracterizan este período: la Noché, en la costa norte y la de Paracas y Nazca, en la costa sur.

Hacia 1370 los chimúes dominaban el antiguo reino mochica. Período imperialista (1440-1532). Con mínimas diferencias cronológicas, todos los autores incluyen al imperio inca en este período. Los primeros acontecimientos se consideran de carácter mitológico. De los trece soberanos incas, los ocho primeros tuvieron poca importancia.

El primero, Manco Cápac (h. 1200), fue un personaje casi legendario, y lo mismo puede decirse de los siete siguientes: Sinchi Roca, Lloque Yupanqui, Mayta Cápac, Cápac Yupanqui, Inca Roca, Yáhuar Huácac y Viracocha Inca. Los cinco restantes y más recientes se consideran de valor histórico, ya que poseemos auténticos relatos.

Con Pachacuti Inca Yupanqui (1438-71) se inicia la historia relativamente digna de crédito de los incas, tal como la consignaron los cronistas españoles del siglo XVI.

A éste le sucedieron Topa Inca Yupanqui (1471-93), Huayna Cápac (1493-1525), Huáscar (1525-32) y Atahualpa, desde 1527 regente en Quito y en 1533 condenado a muerte en Cajamarca por un tribunal español.

La primera conquista de los incas fue consumada por Pachacuti al derrotar a los chancas cuando éstos atacaron Cuzco en 1438. Con esta victoria surgieron como grandes conquistadores y dominaron las regiones de Titicaca, Urubamba, Apurímac y Mantara.

Topa Inca Yupanqui, hijo de Pachacuti, marchó hacia el N. y dominó el reino de Chimó (1470), logrando extender el imperio hasta el río Maulé en Chile, la orilla del lago Titicaca y la frontera N. del actual Ecuador.

Cuando murió Topa Inca Yupanqui (1493) le sucedió su hijo Huayna Cápac, durante el reinado del cual alcanzó el imperio su máxima expansión. A su muerte, dos de sus hijos, Huáscar y Atahualpa, se disputaron la posesión del imperio.

La lucha que se desencadenó entre ellos por lograr el trono parece haber sido más bien entre el clero, que protegía a Huáscar, y los generales de Huayna Cápac, cuyo candidato era Atahualpa, para conseguir el poder.

Huáscar dominó durante algún tiempo, pero derrotado luego por Atahualpa, fue hecho prisionero y ejecutado. Esta guerra permitió a Pizarro dominar con facilidad el imperio incaico, cuando irrumpió en él con sus huestes en 1532.

About the Author

Elizabeth Arias Ojeda
Diseño, diagramación, layout y web de nuevayorkya.com

Be the first to comment on "Origen de Perú"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*